Se deben comentar con anterioridad las emociones o sentimientos posibles (miedo, ira, alegría, tristeza,…). En clase nos pondremos una venda y escucharemos la música. Mientras tratamos de conectar emocionalmente con dicha música, en un papel en blanco se trata de pintar (con los ojos cerrados) la música en función de las emociones que nos despierta.

Al acabar la música se abren los ojos y se descubre el dibujo.

El objetivo buscado es que los alumnos/as descubran la relación íntima que existe entre emociones y acciones, siendo estas acciones una manera de comunicar dichas emociones que trascienden la música.